martes, 16 de diciembre de 2014

Mozambique 15/07/2013

Empieza el lunes de una manera rara. Ana me pregunta si no estaré haciendo un papelón mientras le quito la piel por Internet (¿?)
A la reunión de la mañana se une Amir, un idiano (Mozambicano de raza india) que va a hacer un papel similar al mío, viene a sustituir el puesto destinado a la sobrina de Ana. Mientras está con él negociando su contrato, viene el Sr Pita. Le atiendo. él prefiere arreglar las motosierras al aire libre. Estoy con él, como siempre vigilando que no robe, cuando escucho que me llama Ana.
Acudo y le digo que estoy con Pita reparando la primera motosierra.
  • ¿El carreto está bien? – me pregunta (el carreto y unos muelles son unas piezas con las que está obsesionada Ana porque dice son las más caras y las que siempre le roban)
  • Supongo que si, esa moto sierra solo precisa de un tirador (otra pieza hecha de alambre) 
  • ¿Tu has visto que el carreto está bien?
  • No pero si el especialista dice que solo hay que ponerle tirador nuevo es porque el resto está bien.
Se dirige con paso firme a verificar por su cuenta que el carreto está bien.
Al llegar a la parte trasera de la casa donde reparamos al aire libre, se encuentra con 4 motosierras, dos de ellas desmontadas.
  • ¡TODAS LAS MOTOSIERRAS DESMONTADAS!, MI RUINA, DIJE DE UNA EN UNA PARA PODER CONTROLARLAS!
  • ¿DONDE ESTÁN LAS PIEZAS QUE TENÍAMOS?
Voy a la casa a por ellas; entre estas hay un carreto nuevo y 3 muelles de los que "siempre les roban". Ella se los da al Sr Pita y sigue dándome una monumental bronca delante de todos. Cuando reacciona, decide llevarme aparte y seguir con el sermón. Y yo aguantando como siempre mi turno de palabra. Cuando me hace la pregunta de siempre “¿Que voy a hacer contigo?” le respondo: mandarme para España.
  • ¿Porqué?
  • Ya te he demostrado que soy un inútil, cada día que paso te añado gastos, errores y pérdidas de tiempo. La única forma de cortar este despilfarro, si fuera tú es mandarme para España. 
  • ¿Pero no te he dicho que le des las motosierras una a una?
  • Ana, yo no encajo aquí. No me entero de nada. Yo no se portugués pero si Pita me está pidiendo un tirador, no sé porqué le tengo que dar un carreto. Un tirador es un tirador y un carreto un carreto. Se supone que roba carretos y muelles y tú se los das, aunque no sea eso lo que pide. No entiendo nada. 
  • Y porqué tiene más de una motosierra.
  •  Para localizar una avería necesita probar la motosierra. Me ha pedido gasolina y se la he dado; me ha pedido una bujía y como no había hemos tenido que abrir otra motosierra para quitársela ponérsela a la que está probando. ¿Como va a localizar la avería si no prueba?.
Y así seguimos un poco más.
Volvía a controlar a Pita y al rato me llama para que suba a su gabinete.
  • Entonces te rajas, abandonas y te vas a Alicante.
  • Si
  • A ti lo que te pasa es que tienes un problema de armario. En todo el tiempo que has estado aquí, no has llamado ni una sola vez a la puerta de mi dormitorio. 
(¿?) Hago como que no he oído, lo que he oído; mientras, ella sigue tratando de convencerme de que no me vaya. Infructuosamente, porque yo me cierro en banda.
  • Te aseguro que estos problemas de adaptación que tienes solo durarán el primer mes, dentro de tres meses los recordarás y te reirás.
  • No creo que me dure unos meses. Yo no tengo problemas con África, es contigo y no soy yo solo, es tu madre, tu hermano, tu hijo, los que me han precedido...
Empieza a decir que algunos de los que menciono se llevan mal con ella por envidia, por culpa de ellos, que los que me han precedido siguen siendo sus amigos y la recuerdan con cariños, etc, etc.
Más tarde reconoce que tiene ataques de cólera, que lo sabe y no los puede controlar, que la perdone, etc.
Le recuerdo que aunque insista en mi inutilidad, los momentos de máxima tensión no han tenido que ver con la empresa; si no con la convivencia: No haberme aprovechado de que estaba durmiendo para chatear con mi familia, haberme manchado los dedos al abrir una lata de sardinas, dejarme dos pilas en la cabina de su vehículo y hoy, bronca por utilizar piezas de una motosierra averiada para reparar otra.

En un momento de la discusión le digo que no tengo porqué aguantar sus descalificaciones públicas, y "pa qué"; de nuevo entró en cólera y tirándose de los pelos y abofeteándose la cara se puso a gritar, "¿ME VAS A ACUSAR DE VIOLENCIA?, VIOLENCIA LA TUYA". Corrió hacia la escalera y por un momento temí que pretendía acusarme de intento de violación o algo así; pero no, se limitó a cerrar la puerta para que no escucharan los demás trabajadores.

Así seguimos hasta media tarde que decide irse a dormir la siesta.
Pita se va a casa y yo cojo el ordenador, para empezar a gestionar el billete de mi viaje de vuelta.

A las 5 termina la jornada laboral de Vitorino pequeno, y se acerca por si le dejo utilizar el ordenador. Se disculpa por no haber acudido a la cita del domingo. Le enseño a manejar Internet, simultanearla con música, utilizar el traductor de Google y al final le pongo Parque Jurásico que no había visto nunca. La vio dando saltos porque no entiende el español y porque no tenía tiempo. A las 6 se va y yo me meto en mi cuarto a hablar con la familia el tiempo que me deja Internet y el ordenador que me está fallando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada