viernes, 16 de abril de 2010

"BIO"- COMBUSTIBLES

Corto producido por Proyecto Gran Simio e International Animal Rescue, denunciando el destrozo que los biocombustibles están haciendo en las selvas de Indonesia.

¿QUE HAGO CON ESTE PAJARILLO?: LOS VENCEJOS


La primavera y el verano son épocas en las que no es raro encontrarnos con algún pajarillo en problemas. Unos de los más frecuentes de ver, son estos: los vencejos.

Estas son las aves mejor adaptadas para el vuelo. Tanto es así, que no se posan ni para dormir; ya que duermen mientras continúan volando en círculos.

En primavera llegan procedentes de África y las podemos ver, en grandes bandos, volando sobre nuestras cabezas con esa forma de luna creciente y con un griterío característico.

Mientras persiguen a los insectos voladores de los que se alimentan o mientras duermen, es frecuente que choquen contra un edificio y caigan aturdidas al suelo. ¿Qué debemos hacer para ayudarlas?.

Lo primero es mirar si se han fracturado un ala. Si es así, lo mejor es llevarlo a un veterinario para que lo duerma definitivamente puesto que no tiene cura. Los huesos de las aves son huecos y muy pequeños y su soldadura imposible. Además no es posible criar en cautividad un animal que toda su vida se desarrolla en el aire.

Si las alas están bien, lo más importante es devolverle la libertad lo antes posible. Cuanto más tiempo esté con nosotros, más rápidamente perderá peso, fuerza para volar y posibilidad de sobrevivir. ESTO ES MUY IMPORTANTE.

Apartemos de nuestra cabeza toda posibilidad de mantenerlo cautivo. Estas aves comen del orden de 5000 insectos voladores al día (moscas, mosquitos, polillas, etc) y no tenemos ninguna posibilidad de darle esa alimentación. Y no se nos ocurra alimentarlo con pan mojado y mucho menos en leche. LA LECHE ES VENENO PARA LAS AVES. NO SON MAMÍFEROS.

Por ello debemos observar su comportamiento. Si es inquieto, está pidiendo ser liberado. Si está muy relajado, aún le dura el aturdimiento y debemos dejarle tranquilo en una caja de zapatos el lugar silencioso, tranquilo y con temperatura agradable. Así hasta que espabile y empiece a requerir libertad.

Si tarda en espabilar (más de un par de horas), conviene inspeccionar su pechuga por si está gordito o en los huesos; darle unas gotitas de agua y un poco de carne picada. No es el alimento ideal, pero algo de emergencia para que no pierda peso.

Como liberarlos.

Los vencejos son aves de la familia de los “Apodiformes” que viene a significar que no tienen patas. En realidad si que tiene pero muy cortas, ya que no las necesitan porque nunca se posan; prácticamente son simples garras que utilizan para colgarse de sus nidos.

Sus cortas patas y sus largas alas le impiden batirlas lo suficiente para poder despegar del suelo.

Así que, lo mejor es dejarlos en el alfeizar de una ventana para que, cuando quiera se tire al vacío y ya en el aire remontar el vuelo. También podemos dejarlo en la palma de la mano abierta y en alto; o con la mano abierta darle un pequeño impulso para lanzarlo con suavidad al aire; pero, eso si, por si acaso vuelve a caer al suelo, debemos estar lejos de una carretera, de perros y gatos, piscinas y playas (los vencejos no flotan) suelo duro o cualquier lugar peligroso.


Para más información o en caso de que las aves encontradas no sean vencejos os recomendamos consultéis la página del centro de recuperación de aves Brinzas en http://brinzal.org/ y para localizar el centro de recuperación de aves más cercano a vuestra localidad http://brinzal.org/contenidos-extra/otros-centros-de-recuperacion/

martes, 6 de abril de 2010